Trabajo

A pesar de que los avances en el acceso a la educación han contribuido a mejorar la situación de las mujeres en el mercado laboral, lo cierto es que no han sido suficientes para corregir la desventaja que sufren en este ámbito. En este sentido, el trabajo remunerado puede ser un pilar fundamental para la igualdad sustantiva de las mujeres, pero solo cuando es compatible y va acompañado de distintos avances como la responsabilidad compartida o que las mujeres dispongan del tiempo suficiente para disfrutar de su tiempo de ocio.