Uno de los espacios públicos donde las mujeres sufren acoso sexual de forma frecuente es el transporte público. Esta realidad reduce la libertad de movimiento de mujeres y niñas, su capacidad de participar en la escuela, el trabajo y la vida pública y limita su acceso a servicios esenciales y a disfrutar de oportunidades culturales y de ocio.

El acoso sexual en medios de transporte puede producir cambios en la autoestima de las mujeres y una creciente sensación de vulnerabilidad y humillación, padecimiento de ansiedad, sentimiento de impotencia. Sobre todo, afecta su seguridad y su libertad de transitar por el espacio público sin miedo.

 

  1. Asegurar la instalación y el funcionamiento de cámaras de vigilancia en horarios nocturnos y en paradas donde haya algún tipo de riesgo para la seguridad de las mujeres y personas con distinta orientación sexual.
  2. Reducir los tiempos de espera en sitios solitarios o inseguros, incrementando la frecuencia del servicio y definiendo paradas nocturnas intermedias.
  3. Diseñar campañas de sensibilización dirigidas al personal del trasporte público y al público usuario en contra de las distintas formas de violencia contra las mujeres en el trasporte y en el espacio público.
  4. Los observatorios de la región enfrentan el reto de contar con indicadores o metodologías homogéneas que den cuenta de la magnitud de la violencia de género, tanto en el espacio público como en el privado, especialmente de la tiene lugar en el transporte público.
  5. Se hace necesario trabajar de manera paralela en los cambios en los modelos de masculinidad vigentes, pues, como se sabe, la mayoría de las personas que agreden sexualmente a las mujeres en la vía pública son hombres.
  • En 2014, 64% de las mujeres en Bogotá, Colombia, afirmaron haber sido víctimas de alguna agresión en el transporte público, mientras en la Ciudad de México, en 2008, 8 de cada 10 mujeres dijeron haber vivido experiencias de acoso o abuso en el transporte público.
  • 63% de las mujeres consultadas en Guayaquil, Ecuador, han sido víctimas de acoso sexual en el transporte público.
  • En Port Moresby, Papua Nueva Guinea, un estudio diagnóstico reveló que más del 90% de las mujeres y niñas han padecido alguna forma de violencia sexual en el transporte público.
  • En Nueva Delhi, India, 92 % de las mujeres sufrió algún tipo de violencia sexual en espacios públicos a lo largo de su vida (2012).

Ciudades y espacios públicos seguros para mujeres y niñas

Programa Insignia: Ciudades y Espacios Públicos Seguros para las Mujeres y las Niñas

Ciudades Seguras

DIAGNÓSTICO SOBRE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES Y LAS NIÑAS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO de LA CIUDAD DE MÉXICO

Buenas prácticas para prevenir y eliminar la violencia sexual contra las mujeres y las niñas en los espacios públicos